Radius: Off
Radius:
km Set radius for geolocation
Buscar

Maté: “Agradezco los cuidados allí, pero nada como estar en casa y con el trato que recibo en Hospital Ochoa”

En el día de ayer, Hospital Ochoa ha recibido de nuevo al  ciclista Luis Ángel Maté para continuar curándose las heridas sufridas este fin de semana en la primera etapa del Tour de Polonia. El ciclista marbellí agradece los cuidados que le están brindando en nuestro centro hospitalario donde “me están tratando de manera espectacular”.

El corredor del equipo Cofidis reconoce que gracias a Dios está vivo después del tremendo golpe que sufrió durante la ronda polaca. “Ha sido con diferencia la caída más fea que sufrido en una carrera”, reconoce un calmado Maté después de tres
días de incertidumbre por todo lo ocurrido.

“Recuerdo que estábamos bajando muy rápido, para preparar el sprint, y en medio de la curva, en mi trayectoria, había un boquete grande. Metí la rueda y salí disparado”, relata Luis Ángel Maté.

La inercia le hizo chocarse contra un muro y gracias al casco pudo salvar la vida. “Al principio pasa todo tan rápido que no te das cuenta. Me intenté incorporar para ver que no tenía nada en las extremidades y ahí me di cuenta que no tenía ya el casco, que se había reventado. Creía que no tenía nada hasta que vi la sangre”.

Por fortuna, y pese a la violencia del impacto, el ciclista marbellí no ha sufrido ninguna lesión grave y la herida de la cabeza, además de otras quemaduras por el cuerpo, no le ha afectado. Para cerrar la herida han tenido que darle más de 20 puntos y pese a todo “no perdí la conciencia en ningún momento”.

Maté sabe que estas circunstancias “son unos de los riesgos que tiene este deporte” y por ello reivindica “que las carreteras estén en condiciones para poder competir”. “Las carreteras en Polonia no estaban en condiciones adecuadas, tenían muchas carencias. El ciclismo es un deporte que se realizar al aire libre y siempre tendrá un riesgo, pero hay que poner los medios para que esto no suceda”.

Estos días, el ciclista marbellí se está curando en Hospital Ochoa para poder regresar a los entrenamientos lo antes posible.

“Agradezco los cuidados que nos han dado allí, pero nada como estar en casa y con el trato que tenemos aquí en Ochoa, que es espectacular”.

Este contratiempo no le impedirá subirse pronto a la bicicleta, “te planteas muchas cosas pero es un deporte precioso, que aporta mucho y en el que lanzamos un mensaje muy positivo a la juventud”.

El objetivo es estar en la próxima Vuelta a España, “hoy quedan 18 días y, aunque la cabeza está bien, toca descansar y entrenar para llegar bien a la Vuelta”. De momento “hay que esperar durante los próximos días, sobre todo esta semana, para ver cómo va la evolución y los valores”.