Por: Centro Médico Los Tilos

 

 

 

 

Es muy posible que en algún momento de tu vida hayas experimentado una sensación de tristeza al acabar las vacaciones y comenzar la rutina. Esta sensación de apatía, cansancio y falta de motivación puede estar originada por el síndrome postvacacional. ¿Está siendo un septiembre duro para ti y crees que puedes estar sufriendo este trastorno?.  Os dejamos 6 consejos para superar la depresión postvacacional.

 

 

¿De qué se trata el estrés postvacacional?

 

La depresión postvacacional, también denominada como estrés postvacacional, no es catalogada como una patología, sino que tiene más que ver con un trastorno adaptativo. Se trata, por tanto, de una respuesta fisiológica a situaciones de estrés (en este caso, en el periodo postvacacional) en el que aparecen síndromes emocionales o conductuales.

Los síntomas de este síndrome pueden ser variados ya que el individuo puede responder de una u otra forma. La duración del mismo también puede ser variable, siendo catalogado como crónico (si dura más de 6 meses) o agudo (cuando ocurre durante menos de 6 meses).

En concreto, la sintomatología que más se presenta es la siguiente:

 

  • Estrés

  • Decaimiento

  • Estado de ánimo depresivo

  • Ansiedad

  • Falta de energía

  • Insomnio

  • Apatía

 

 

La clave para entender este tipo de síndrome es que se manifiesta como una dificultad en la adaptación a la rutina, de la que hemos estado desconectados durante un tiempo. Bajará nuestro rendimiento laboral y nos sentiremos decaídos, pero tendrá una duración limitada hasta que nos hayamos adaptado de nuevo a nuestra vida.

 

 

Recomendaciones para luchar contra el síndrome postvacacional

 

No te preocupes si estás manifestando estos síntomas en los últimos días. Existen técnicas fáciles que puedes adoptar en tu día a día para que este proceso de adaptación sea mucho más corto, e incluso, inexistente. Empecemos pensando que la rutina también trae cosas buenas consigo, y si no es así, es el momento perfecto para embarcarse en nuevos proyectos.

 

 

1. Realiza nuevas actividades

 

Si durante nuestras vacaciones hemos estado disfrutando de diversas actividades deportivas o de ocio, es erróneo pensar que debemos cortar de raíz y evitar toda actividad que esté “fuera de nuestra rutina”. Aprovechar el tiempo libre que nos quede del día para explorar nuevos hobbies y dedicarse tiempo a uno mismo, nos ayudará mucho en la vuelta al trabajo (o al colegio).

 

 

2. Duerme las horas necesarias

 

Mantener hábitos como dormir 7 u 8 horas al día hará que nuestra mente se encuentre descansada, evitando el cansancio y la falta de energía que se produce durante el síndrome postvacacional. El hecho de tener un buen descanso es importante en cualquier momento de nuestras vidas, pero si nos encontramos en esta situación tras las vacaciones, su nivel de importancia se acentúa.

Así mismo, debemos procurar que la calidad de esas horas de descanso sea la adecuada para que se trate de un sueño reparador y profundo. Esto puede costar trabajo al principio, pero fijar un horario para irse a dormir nos puede ayudar a conseguirlo.

 

 

3. Organiza la vuelta a la rutina

 

Ayúdate de planificadores, agendas, notas… Todo lo que necesites para priorizar tareas más urgentes y ser más eficientes. El rendimiento a la vuelta de las vacaciones suele ser más bajo, pero la planificación puede resultar muy útil a la hora de finalizar tareas importantes.

También es relevante que no te agobies con el volumen de trabajo que encuentres: poco a poco irás cogiendo el ritmo y podrás abarcar con todo. Mientras tanto, date tiempo para avanzar y prioriza.

 

 

4. Cuida tu alimentación

 

Al igual que el punto anterior, seguir unos buenos hábitos alimentarios son imprescindibles durante todo el tiempo. Si bien es cierto que durante las vacaciones hemos podido incurrir en excesos, septiembre es el momento para regresar a la buena alimentación.

La comida tiene un efecto directo sobre nuestro cuerpo y estado de ánimo. Priorizar verduras, frutas y legumbres, entre otros alimentos saludables, hará que nos sintamos mejor y el cerebro trabaje adecuadamente.

 

 

5. Céntrate en lo positivo

 

Afronta con positividad los nuevos retos que te ofrece la vuelta a la rutina. En el caso de que todas las cosas que visualices sean negativas, puedes plantearte un giro en tu vida y cambiar aspectos que estén de tu mano.

A pesar de esta sensación, la rutina para el ser humano es muy relevante ya que nos mantiene activos, mejoramos nuestra memoria, desarrollamos la inteligencia en mayor medida y creamos nuevas relaciones sociales, todas ellas funciones esenciales para las personas.

En definitiva, realiza preguntas que te hagan cambiar el punto de vista sobre las cosas: ¿Qué momento disfrutas en tu trabajo?, ¿cómo estás mejorando?, ¿a qué personas has echado en falta?…

 

 

6. Pide ayuda si lo necesitas

 

Si estos consejos para la depresión postvacacional se quedan cortos y no consiguen evitar los síntomas que sufres, tal vez es momento de pedir ayuda a un equipo médico de confianza. Estos te ofrecerán herramientas útiles y técnicas más concretas para que superes esta situación. Déjate ayudar por profesionales.

Otras noticias que pueden interesarte