Por: Centro Médico Los Tilos

 

 

La aparición de lesiones y otros problemas en el cuerpo pueden generar dudas sobre la conveniencia de un fisioterapeuta o un osteópata. Aunque ambos tratan las mismas patologías, presentan diferencias fundamentales que aquí explicamos.

 

 

¿Qué hace un fisioterapeuta?

 

El fisioterapeuta es el especialista que trata y evalúa los movimientos de los pacientes para detectar el origen de la lesión o la molestia que sufra. Además, estudia las limitaciones derivadas por la edad o alguna otra enfermedad.

El núcleo de la cuestión es reconocer qué técnicas emplean para tratar a los pacientes. En este caso, utilizan ejercicios y equipamiento especializado para realizar movimientos terapéuticos en articulaciones, músculos, huesos…

Por lo tanto, las funciones que más destacan del fisioterapeuta son:

 

  • Realizar un diagnóstico previo para conocer la raíz del problema.

  • Diseñar un plan de intervención terapéutico a través de ejercicios y movimientos concretos.

  • Asistir a los pacientes en su recuperación y realizarles un seguimiento.

  • Realizar recomendaciones para el cuidado posterior de la zona.

 

Además, resaltamos cuáles que las técnicas principales que se emplean en las clínicas de fisioterapia se clasifican en dos grupos:

 

  • Terapia manual. Masajes terapéuticos, estiramientos, técnicas articulares, stretching, terapia sacrocraneal, reeducación postural, entre otras muchas.

  • Terapia con agentes físicos. Electroterapia, termoterapia, crioterapia, hidroterapia, mecanoterapia o fototerapia, son algunas técnicas de las más importantes.

 

 

¿Qué es la osteopatía?

 

La osteopatía es un tipo de medicina alternativa que centra su atención en observar el cuerpo como un a todo. En otras palabras, presenta una visión holística del cuerpo humano con el objetivo de realizar tratamientos de curación y mejora de los problemas de salud a través de una intervención conjunta.

Este especialista emplea la terapia manual y la manipulación física para mejorar el estado de articulaciones, músculos, riego sanguíneo o postura. Intenta mejorar el estado de los distintos sistemas del cuerpo humano a través de la intervención musculoesquelética.

Habitualmente se señalan tres tipos de tratamientos en osteopatía:

 

  • Estructural: músculos, huesos y articulaciones.

  • Visceral: se enfoca en las dolencias viscerales para conseguir la recuperación del paciente.

  • Craneal: actúa sobre las articulaciones del cráneo con técnicas no invasivas.

 

A día de hoy es considerada por la OMS y por la normativa europea como una “disciplina independiente de la asistencia sanitaria que se basa en la fisiología, anatomía, embriología y otras ciencias biomédicas”.

 

 

Principales diferencias osteopatía y fisioterapia

 

Una vez definidos los conceptos a grandes rasgos, es posible que aún no sepamos cómo diferenciar a estos especialistas médicos. En resumidas cuentas, las diferencias que se encuentran son:

 

  • La fisioterapia incluye técnicas que se emplean en la osteopatía. Por lo tanto, la primera es una disciplina considerada como más amplia en cuanto a tipos de intervención.

  • La osteopatía tiene una visión holística del cuerpo y la fisioterapia se centra más en la zona concreta a tratar.

  • La fisioterapia está reconocida por el sistema nacional de salud, mientras que la osteopatía está reconocida por la Organización Mundial de la Salud (en términos de medicina alternativa).

  • La osteopatía únicamente emplea técnicas manuales (evita el uso de agentes físicos).

Otras noticias que pueden interesarte