Por: Clínica Muelle Heredia

 

 

 

El podólogo es un especialista encargado de estudiar las enfermedades y patologías que se desarrollan en los pies. Sus funciones principales son las de detectar el problema, diagnosticar la enfermedad y crear un tratamiento adecuado a cada paciente con el fin de disminuir las molestias que pueda sufrir.

Sin embargo, las personas generalmente no le dan la importancia que merecen a los pies y no toman en consideración cuándo ir al podólogo. ¿Es este tu caso? Aquí te contamos por qué deberías visitarlo y cuáles son las patologías que este especialista trata.

 

 

¿QUÉ PROBLEMAS TRATA UN PODÓLOGO?

 

Los tratamientos que realiza un especialista en podología tienen numerosos ámbitos de actuación. Entre ellos encontramos la cirugía, la biomecánica de la marcha, farmacología, deportiva y en función de la edad del paciente: geriátrica o pediátrica.

Más allá de estas especialidades, los podólogos son expertos en el tratamiento de las enfermedades del pie, entre las que encontramos algunas muy frecuentes en los pacientes que acuden a consulta. Por tanto, las funciones que principalmente se asocian a estos especialistas médicos son las de tratar las enfermedades del pie.

 

  • Pies planos. Esta afección supone que el pie carezca de la curvatura natural en la parte interna. Si no es tratado a tiempo, puede generar problemas en los tobillos y rodillas.

 

  • Necesidad de calzado ortopédico. Tras el estudio de la morfología del pie y de su pisada en general, se puede detectar la necesidad de que un paciente cuente con calzado ortopédico en su día a día.

 

  • Dolor en articulaciones del pie o al andar. Si sientes alguna molestia al andar, ya sea en la articulaciones, tobillos, o cualquier otra parte de las extremidades inferiores, es muy posible que existe algún problema con la salud general del pie. Se debe acudir al especialista si el dolor no cesa.

 

  • Durezas. Los podólogos cuentan con herramientas y técnicas específicas para tratar las durezas y callos que tanto molestan en los pies.

 

  • Uñas encarnadas e infecciones. Esta afección es muy común en las consultas de podología. Generalmente, el especialista puede disminuir el dolor provocado a través del tratamiento y detectar cuál puede ser la causa de esta uña encarnada, como puede ser el uso de un calzado determinado.

 

 

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN Y LA PODOLOGÍA

 

Entre las funciones que desempeña un podólogo encontramos la prevención. Esta es muy importante sea cual sea la condición del paciente y, alcanza una especial relevancia según se presenten algunos hábitos y formas de vida.

 

  • Personas que practican deporte asiduamente.

 

  • Estudio de las necesidades de calzado por dolores.

 

  • Estado de salud de la pisada: prevención para los problemas en otras zonas del cuerpo.

 

  • Personas que sufren diabetes.

Otras noticias que pueden interesarte