Por: Centro Médico Los Tilos

 

 

 

En esta época del año y debido a las temperaturas extremas, estamos más expuestos a sufrir golpes de calor. Este problema puede llegar a ser muy grave y provocar el fallecimiento de una persona, por lo que es imprescindible la prevención y el conocimiento de los pasos a seguir ante un caso.

El golpe de calor es un trastorno causado por el exceso de calor en el cuerpo o, en otras palabras, por la falta de termorregulación y el aumento de la temperatura a niveles anormales. Habitualmente, se considera golpe de calor cuando el cuerpo alcanza los 40ºC o más.

Entre las causas más habituales encontramos la realización de una actividad física extremadamente extenuante o la exposición a un ambiente muy caluroso. Es una de las razones por las que durante el verano se insta a la población a seguir las recomendaciones sanitarias contra la alta exposición al sol.

 

 

Los síntomas del golpe de calor: cómo detectarlo

 

Este aumento desmesurado de la temperatura del cuerpo y la imposibilidad de bajarla afecta a numerosas partes del cuerpo, lo que puede llegar a ser extremadamente grave. Entre los principales efectos que experimentamos están:

 

  • Fiebre de 40ºC o más.

  • Un comportamiento anormal, confusión, mareo.

  • Sudoración inestable (al principio excesiva y luego ausente).

  • Enrojecimiento de la piel.

  • Aceleración del ritmo cardíaco.

  • Dolor de cabeza.

 

 

Además, si tenemos en cuenta los diferentes grupos de riesgo y sus factores, estos síntomas deben estar vigilados minuciosamente. Algunos factores son la edad avanzada, los niños, las personas con enfermedades cardiovasculares, con sobrepeso, trabajadores que realizan esfuerzo físico o ciertos medicamentos, entre otros.

 

 

¿Cuándo dura un golpe de calor?

 

Otra de las características importantes es la duración del golpe de calor. Si este se prolonga en el tiempo puede afectar a los diversos órganos del cuerpo ya que su funcionamiento natural no está acostumbrado a estas temperaturas tan elevadas.

Igualmente, uno de los agravantes de esta afección es la rapidez con la que afecta al cuerpo. Sus síntomas pueden ser inmediatos por lo que la falta de una actuación urgente puede resultar fatal. Habitualmente, se considera que el golpe de calor aparece entre 1 a 6 horas, e incluso puede provocar la muerte tras 24 horas si no es tratado debidamente.

 

 

¿Qué hacer con un golpe de calor? Guía de actuación

 

Un golpe de calor no debe ser tratado de otra forma que contactando con el servicio sanitario de urgencias. Una vez realizado este paso, os dejamos algunas recomendaciones de primeros auxilios que pueden aminorar los síntomas del golpe de calor mientras el servicio de urgencias llega para atender al enfermo:

 

  • Llevar a la persona a una habitación oscura con un ambiente fresco.

  • Dar un baño con agua fría o mojar el cuerpo con paños húmedos.

  • Utilizar ventilador o aire acondicionado si es posible.

  • Hidrátalo con frecuencia y ofrécele líquido.

 

 

Vigilemos la salud general de toda la población durante este verano: con una actuación rápida y bajo el conocimiento de los primeros auxilios, podemos evitar situaciones muy graves.

Otras noticias que pueden interesarte