Por: Clínica Muelle Heredia

 

 

 

 

 

 

La psoriasis es un tipo de enfermedad cutánea que afecta a más de un millón de personas en España según los últimos datos. Para poder detectar y crear un tratamiento eficaz ante esta patología, se requiere del reconocimiento del tipo de psoriasis que se sufre y la evaluación del nivel de gravedad por parte de un dermatólogo especialista.

 

 

¿QUÉ TIPO DE ENFERMEDAD ES LA PSORIASIS?

 

Concretamente, la OMS define la psoriasis de la siguiente forma:

“La psoriasis es una enfermedad no transmisible que se manifiesta como una enfermedad inflamatoria cutánea crónica caracterizada por lesiones numulares bien delimitadas, escamosas y rojas, localizadas con frecuencia en codos, rodillas, cuero cabelludo, manos y pies” (OMS, 2014).

Los síntomas más frecuentes son el prurito (un fuerte picor en la zona), el dolor, la quemazón y la irritación con zonas enrojecidas. Sin embargo, la psoriasis puede ir más allá y afectar a otras zonas del cuerpo, o incluso, provocar depresiones o episodios de ansiedad. La artritis es una de las afecciones más comunes que aparecen junto a la psoriasis, según estudia la comunidad científica.

 

 

CAUSAS DE LA PSORIASIS

 

Categorizada como una enfermedad incapacitante y para la que no hay cura, la psoriasis tiene multitud de tratamientos, así como de causantes detectados. En general, se considera que es un problema del sistema inmunitario (esto provoca que la piel se regenere mucho más rápido que la piel normal, provocando las conocidas escamas).

Otros causantes genéticos y ambientales son relacionados con la psoriasis, entre los que encontramos:

 

 

  • Clima muy seco o frío

 

  • Estrés. Desencadena la psoriasis nerviosa, muy común a día de hoy

 

  • Tabaquismo y/o el consumo de alcohol

 

  • Lesiones en la piel

 

  • Infecciones

 

  • Antecedentes

 

 

 

TIPOS DE PSORIASIS

 

Psoriasis en placas

 

Este es el tipo de psoriasis más frecuente. Se caracteriza porque presenta placas rojas con escamas blanquecinas. Aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo del paciente, lo más común es que sea en codos, espalda, cuero cabelludo o rodillas. Además, se presenta de forma irregular ya que la zona irritada puede ir desde milímetros hasta varios centímetros.

 

 

Psoriasis guttana

 

Guttana significa “gota” en latín. Por lo tanto, la forma que presenta este tipo de psoriasis es de puntitos sobre la piel en forma de gota. Pueden aparecer de forma repentina y tienen un aspecto rojizo, de tamaño pequeño no más de 2 cm de diámetro.

El público que más se ve afectado por este tipo es el de los jóvenes y niños. Además, su aparición suele estar relacionada con una infección bacteriana de las vías respiratorias (como la amigdalitis). Puede ser puntual o derivar hacia una psoriasis en placas.

 

 

Psoriasis inversa

 

Estos brotes de psoriasis se forman en los pliegues de la piel tales como axilas, bajo las mamas, ingles, las corvas… Y está muy relacionada con la sudoración y fricción. Tienen un aspecto muy rojizo, aunque tienen menor probabilidad de presentar escamas. Puede llegar incluso a generar heridas en los pliegues.

 

 

Psoriasis pustulosa

 

Es considerada como un tipo de psoriasis más grave, aunque también es menos habitual. En esta aparecen granos de pus no infeccioso sobre las placas infectadas. Su ubicación habitual es en manos o pies, aunque también pueden aparecer de forma generalizada.

 

 

Psoriasis eritrodérmica

 

Esta última es considerada el tipo de psoriasis más grave. Se calcula que afecta alrededor del 3% de personas que sufre psoriasis y puede afectar tanto al paciente que puede desencadenar escalofríos, fiebre, malestar general, intenso picor…

Se caracteriza por la aparición de zonas muy rojas en toda la superficie cutánea que termina por descamarse. Es muy posible que el paciente requiera de ingreso hospitalario para el correcto tratamiento de esta psoriasis.

Otras noticias que pueden interesarte