Por: Clínica Muelle Heredia

 

 

 

 

¿QUÉ HACE UN DERMATÓLOGO?

 

El dermatólogo es el encargado de estudiar las enfermedades que afectan a la piel (el órgano más extenso del cuerpo humano), su tratamiento y prevención. Esta especialidad médica es muy extensa y puede tratar una gran variedad de problemas derivados de la piel, además de afecciones en el pelo, uñas y otras mucosas (como en los párpados o los genitales).

Asimismo, la piel es un órgano que puede manifestar problemas internos de salud, además de los que se identifican con problemas eminentemente cutáneos. Por ejemplo, un sarpullido podría indicar una alergia o el color amarillento en la piel, puede estar relacionado con una enfermedad hepática.

 

 

¿QUÉ FORMACIÓN TIENE UN DERMATÓLOGO?

 

La dermatología no es más que una especialidad médica, por lo que, para poder ejercer en este campo sanitario, el profesional debe contar con la titulación universitaria en Medicina (6 años). Junto a ella, debe cursar la especialización en Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología (esta especialización es también denominada como MIR).

Como ya se ha mencionado, esta especialidad es tan extensa que existen diversos tipos de especialización dentro de la misma. Por tanto, cualquier dermatólogo profesional también puede contar con formación específica en:

 

  • Dermatología cosmética. Esta subespecialidad se encarga del cuidado de la piel sana, mejorando su estética y previniendo el desarrollo de enfermedades. Por ejemplo, dentro de esta especialidad encontramos los tratamientos realizados para la eliminación de manchas o de cicatrices derivadas del acné u otras enfermedades cutáneas.

 

  • Dermatología quirúrgica. Se identifica con la especialidad en dermatología que emplea procedimientos quirúrgicos para el tratamiento de las enfermedades de la piel. Estas pueden ser ambulatorias o con hospitalización posterior. Por ejemplo, en esta subespecialidad encontramos la cirugía micrográfica de Mohs, cuyo objetivo es eliminar el tejido canceroso.

 

  • Dermatología pediátrica. Un dermatólogo también puede tratar problemas que específicamente afectan a una edad temprana. Ya sean enfermedades congénitas o aquellas que afectan especialmente a los niños como la dermatitis atópica o del pañal.

 

 

ENFERMEDADES COMUNES QUE TRATA EL DERMATÓLOGO

 

En la dermatología existe un amplio abanico de afecciones, por lo que es recomendable que sea un especialista en este ámbito el que diagnostique la enfermedad para poder identificar de cuál se trata correctamente. En este apartado os definimos brevemente qué trata un dermatólogo.

 

  • Eczemas. Enfermedad inflamatoria de la piel. Habitualmente produce picor y enrojecimiento de la zona. Puede estar asociado a un problema de alergia o a dermatitis atópica o de contacto.

 

  • Alopecia. Supone la pérdida de densidad capilar, la caída del cabello. La causa más común es por razones hormonales.

 

  • Urticaria. Se trata de la proliferación de ronchas de color rojizo con un picor muy intenso. Puede ser aguda o crónica y sus causas más comunes son por determinados medicamentos, alimentos o el estrés (aunque en muchas ocasiones se desconoce su origen).

 

  • Dermatitis. La piel presenta hipersensibilidad y en muchas ocasiones está estrechamente relacionado con la rinitis alérgica, la conjuntivitis, el asma o las mutaciones genéticas. Suele aparecer en lactantes y durante la infancia, aunque la dermatitis se puede manifestar a cualquier edad.

 

  • Psoriasis. Esta enfermedad cutánea crónica se manifiesta de muchas formas diferentes, aunque se identifica con una inflamación de la piel y cuya causa principal es genética. Sus síntomas son la erupción en la piel y el picor.

 

  • Acné. Es la enfermedad inflamatoria que afecta a la mayor parte de la población durante la pubertad. Su causa principal es la secreción de hormonas y de sebo.

 

 

¿CUÁNDO DEBES ACUDIR AL DERMATÓLOGO? – ESPECIALISTAS EN EL TRATAMIENTO DE LA PIEL

 

Es imprescindible acudir a un dermatólogo especialista cuando un síntoma que se haya manifestado en la piel, uñas, cuero cabelludo o en alguna mucosa no remita en el tiempo. Esto puede indicar alguna enfermedad grave o puede incluso afectar a nivel psicológico al enfermo ya que la piel es un órgano que queda completamente expuesto al exterior. Por lo tanto, nuestra recomendación, es que la visita al dermatólogo no se demore en el tiempo.

Cualquier cambio sospechoso en el aspecto de la piel, irritación o herida persistente es un indicio de que debes visitar la consulta de un dermatólogo:

 

  • Cuando sientas que tengas alteraciones en el pelo (caída, adelgazamiento) …

  • Si sientes que tus uñas están débiles.

  • Presentas heridas en la boca.

  • Cuando encuentres lesiones en la zona de los genitales.

Otras noticias que pueden interesarte