Por: Policlínica Lacibis Martínez

 

 

 

Cuidar la calidad del sueño ha de estar siempre entre nuestras prioridades y un estudio que ha publicado el Barcelona Brain Research Center (BBRC) nos lo recuerda todavía más ya que han descubierto importantes vínculos entre el insomnio y el mayor riesgo de padecer Alzheimer. El estudio concluye que las personas con una mala calidad del sueño presentan cambios en el rendimiento cognitivo y la estructura cerebral presentes en etapas tempranas del Alzheimer. Gracias a este estudio se abre la puerta a una nueva vía de investigación que permitirá analizar de forma exhaustiva la relación entre ambos conceptos.

 

Este estudio, desarrollado en colaboración con ‘la Caixa’ y publicado en la revista ‘Alzheimer’s research and Therapy’ ha concluido que el insomnio se relaciona con un peor resultado en pruebas cognitivas. Por ejemplo, se describió una reducción en algunas funciones ejecutivas como es la memoria del trabajo. Gracias a las imágenes obtenidas a los voluntarios que se presentaron a la investigación, que eran personas sanas y sin ningún tipo de dolencia, aquellos que padecían insomnio presentaba un menor volumen en algunas regiones cerebrales. En concreto, el precúneo o el córtex cingulado que son zonas que se ven afectadas en las primeras etapas de esta enfermedad degenerativa. Así lo ha confirmado Oriol Grau, primer autor del estudio: «Estos hallazgos sugieren la presencia de procesos de inflamación cerebral que podrían tener un papel clave en la asociación entre la calidad del sueño y el alzheimer».

 

Es más, han encontrado cambios en la sustancia blanca del cerebro por culpa de la falta de sueño. Por lo que han podido observar se produce un tipo de inflamación en esta sustancia que se podría relacionar con el insomnio. Aunque faltaría por confirmar qué papel tendría todo esto en el desarrollo de la patología.

 

Todos estos datos proporcionados por el BBRC han resultado del análisis de la calidad del sueño, los resultados en pruebas cognitivas y de neuroimagen se llevaron a cabo en 1.683 adultos que no presentaban ningún tipo de alteración cognitiva.

Otras noticias que pueden interesarte